"El cuidado del patio o del jardín, es algo espiritual".

Pocas actividades relajan más que ver crecer un hermoso follaje.
Algunos consejos básicos para mantenerlo así:

FERTILIZACIÓN

Cuando se requiere efectos rápidos será necesario utilizar abonos químicos, por ejemplo: sulfato ferroso azufre y hierro. Para lograr la máxima eficacia, deben mezclarse en agua y aplicarse en forma de riego alrededor de las plantas y evitar que lleguen al follaje.

Cuando se desea una asimilación lenta o progresiva, es preferible utilizar abonos de origen orgánico (estiércol, resaca, cáscara de huevo molida, turba o cenizas de madera).

Los fertilizantes líquidos son los apropiados para las macetas. Cuando se trata de abonos químicos es importante comprarlos en un vivero , que garantice su pureza y eficacia. Los abonos cualquiera que sea su naturaleza y origen, no deben dejarse nunca a la intemperie ni en lugares húmedos.

RIEGO

La mejor agua es la de lluvia y la hora mas indicada es por la mañana temprano, antes de las 12 del mediodía.

La frecuencia y cantidad depende de muchos factores. Por ejemplo, en un suelo de poros grandes, es decir arenoso, hay que regar más que en un suelo de poros más pequeños, como los arcillosos, porque la humedad aguanta más tiempo.

A pleno sol siempre hay que regar más que en sombra. En relación a esto, tenga en cuenta que con las gotas de agua sobre hojas o flores en combinación con el sol hay riesgo de efecto lupa, originando pequeñas quemaduras. Además, en algunas plantas, el agua sobre hojas estimula el desarrollo de hongos. Riegue durante las horas del día más frescas cuando la evaporación es menor.

LIMPIAR LAS PLANTAS

Para quitar las manchas blancas producidas por el exceso de cal del agua de riego, mezcle una cucharada sopera de vinagre por cada litro de agua y pulverice con ello las plantas del jardín, al menos una vez al mes. No moje las flores.

BULBOS

Los bulbos de floración primaveral, cuando las flores se pasan, el follaje se ve feo y estorba para plantar otras flores, pero como transfiere los nutrientes al bulbo, y se debe dejar hasta su marchitez.

SOPLADORA

Las limpiadoras de alta presión son ideales para limpiar terrazas, ponches, fachadas de casas, vallas, piscinas y senderos del jardín.

MENOS PLAGAS

Los pulgones y las cochinillas son las plagas mas frecuentes en jardinería, prácticamente atacan a cualquier vegetal. Los pulgones aparecen en los brotes y capullos, y son fáciles de detectar porque las hojas nuevas brotan arrugadas o por la presencia de hormigas subiendo por los tallos para recolectar la melaza que exactamente estos y protegerlos.

PAJAROS EN EL JARDIN

Los pájaros se alimentan de insectos dañinos para su jardín. Un jardín con pájaros tiene menos insectos. Intente atraerlos, tenerlos de aliados, proporcionarles un nido. En cambio, si cultiva frutales y hortalizas pueden convertirse en dañinos, deteriorando la cosecha.

NUTRICIÓN

Todas las plantas necesitan para vivir de los siguientes elementos:

Nitrógeno, fosforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, los llamados macroelementos, y dentro del grupo de los microelementos, se encuentran: hierro, manganeso, zinc, cobre, molibdeno, boro y cloro.

ABONO FOLIAR

Consiste en aplicar los fertilizantes directamente sobre las hojas para que se absorban rápidamente y sean metabolizados de inmediato, lográndose resultados rápidos y efectivos. Los abonos foliares son un complemento, el alimento principal debe venir de las raíces.

FLORES MARCHITAS

Cuando las flores se marchitan, córtelas enseguida. De esta forma, la planta no gastara energía en la producción de semillas, y generara una nueva floración.

PLANTACION DEMASIADO DENSA

Es un error cultivar muchas plantas jóvenes juntas, ya que cuando alcanzan su tamaño de adultas, del jardín aparece superpoblado, perjudicándose entre ellas al cabo de unos años. Es preferible tener paciencia y separarlas, para no tener que eliminarlas o trasplantar la masa vegetal que se forme.

PLANTAR ARBOLES

Es preferible abrir los hoyos un mes antes de plantar los árboles y dejarlos así, para favorecer la buena ventilación. Si hubo antes plantas que murieron, se debe dejar al aire de ocho a diez meses, para que se extingan los posibles hongos parásitos de raíces que permanecen latentes.

Si con las lluvias, los agujeros se quedan inundados muchos días, es una mala señal, ya que indica que el drenaje no es bueno y que debe mejorarse.